Que obtendremos

Los beneficios de participar en nuestros talleres

  • Mejorar nuestra calidad de vida, aceptar el fluir de los sucesos cotidianos con sus matices claroscuros, transitar nuestra cotidianeidad con mayor equilibrio, armonía y serenidad.
  • Ampliar nuestro campo perceptivo, facilitar la resolución de problemas y los desafíos de la vida cotidiana.
  • Vivir el “aquí y ahora” y llegar a una mayor atmósfera de amor, calma, paz, armonía y tranquilidad.
  • Encontrar el sentido pleno de la vida para nosotros y de nuestros seres queridos logrando relaciones interpersonales más sanas, tolerantes y compasivas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Reconocernos como el “Ser” que está más allá de nuestra mente y de todo lo material, nos permite tomar consciencia de nuestra dimensión real, activando y/o potenciando nuestros recursos internos y transitando los desafíos de la vida con mayor facilidad. Definiendo como posible lo que deseamos, en lugar de lo que puede ocurrir.

Nos recoloca como protagonistas de nuestros propios relatos de vida, relatos que suelen presentarnos como objetos dependientes de voluntades ajenas (el paradigma instalado:

https://www.facebook.com/notes/jorge-cohen/qué-es-un-paradigma/500441076758671).

Nos sirve para ampliar nuestro campo perceptivo, facilitar la resolución de problemas y los desafíos de la vida cotidiana, para unir, para eliminar barreras, para sumar, para experimentar estados especiales de bienestar y satisfacción personal. Para llegar a una mayor atmósfera de amor, calma, paz, armonía y tranquilidad. Para mejorar nuestra percepción a través de la auto-observación consciente, reconocer, observar y corregir más fácilmente nuestros errores aprendiendo de los mismos y adquiriendo más confianza y seguridad personal.
Encontrando el sentido pleno de la vida para nosotros y de nuestros seres queridos logrando relaciones interpersonales más sanas, tolerantes y compasivas. La conexión con nuestro “Ser” facilita y permite el silencio mental que potencia nuestra atención, concentración, claridad y discernimiento, comprendiendo mejor nuestros estados y afrontándolos con una actitud positiva. Tomando decisiones más sensatas y equilibradas.