Expresión corporal y meditación dinámica y activa.

La vida cotidiana, acelerada, tal como la llevamos en nuestra sociedad, genera un alto nivel de stress y desconexión con nuestro cuerpo y emociones, lo que disminuye nuestras potencialidades energéticas impidiéndonos tener más armonía, disfrute, placer, salud y amor en la vida. Se nos hace así necesario relajarnos y encontrar serenidad y paz. Aceptamos, pero a la vez padecemos la falta de situaciones donde podamos soltar nuestro ser natural, espontáneo, primitivo, salvaje, y entrar en contacto con nuestra fuerza vital.
Para poder acceder a nuestra fuerza interior, nuestro centro de conciencia, necesitamos liberar las tensiones a la vez que registrar y expresar nuestras emociones.
La meditación es simplemente una herramienta, que nos posibilita acercarnos a un estado de simplemente “ser”, pura experiencia, energía, éxtasis, sin interferencia de la mente.
La Meditación Dinámica o Activa nos posibilita soltar, limpiar y reciclar las toxinas que acumulamos en el cuerpo y la mente que, además de afectar nuestra calidad de vida, con el paso del tiempo pueden transformarse en todo tipo de enfermedades psicosomáticas. A su vez tiene múltiples efectos benéficos para nuestra salud mental, física y emocional.
¿Cual es la diferencia entre una meditación dinámica y/o activa con una meditación tal como comúnmente la conocemos?
Generalmente tenemos una imagen o pre concepto respecto a que “hay que saber meditar” y que la misma consiste en sentarse en una posición de flor de loto, cerrar los ojos e intentar poner la mente en blanco. Esto no es así. Muchas personas ni siquiera intentan conocer la meditación debido a esta creencia arraigada en el imaginario popular, de que es muy difícil detener los pensamientos, relajarse y sentirse en plenitud.
La meditación dinámica/activa es simple, sencilla y muy diferente: Se parte de acciones o movimientos corporales con músicas de distintos ritmos para desbloquear energías y acompañar el caos que los occidentales tenemos en nuestras mentes-cuerpos, para luego naturalmente ir soltando las tensiones, logrando un estado de mayor energía, relajación y conciencia. Va acompañada de ejercicios corporales y de respiración que nos ayudan a desestructurarnos y cambiar los puntos de apoyo en base a los cuales evaluamos y transitamos la vida cotidiana.
Jorge Cohen