Como lograrlo – Actividades y temas.

Te proponemos la participación e integración en nuestros talleres para mejorar nuestra calidad de vida y, en la medida que nos interese, ir al encuentro de nuestra  esencia, de nuestro Ser; conectándonos con nuestros mayores potenciales. Para ello, además de compartir nuestras experiencias de vida y crecimiento, aplicamos dos técnicas: Mindfulness y Expresión corporal.

Si bien lo ideal es efectuar ambos, pueden practicarse en forma independiente.

En los talleres, compartimos grupalmente nuestros sentires y las experiencias cotidianas producto de la aplicación del Mindfulness (Meditación Vipassana) y de la expansión psico-física producto de la expresión corporal.

Para mejorar nuestra calidad de vida, aceptar el fluir de los sucesos cotidianos con sus matices claroscuros, transitar nuestra cotidianeidad con mayor equilibrio, armonía y serenidad.

En términos generales, la siguiente nota expone temas sobre los que trabajamos habitualmente.

“Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no olvides que tu vida es la mayor creación del mundo.
Sólo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia.
Hay muchos que te aprecian, admiran y quieren. Regístralo y valóralo.
Recuerda que vivir en plenitud no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.
Vivir en plenitud es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el miedo, amor en cada instante vivido.
Vivir en plenitud no es sólo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.
No es solo conmemorar el éxito, sino también aprender lecciones de los fracasos.
No es sólo tener alegría con los aplausos, sino también disfrutar del anonimato.
Vivir en plenitud es reconocer que vale la pena vivir la vida intensamente, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones, y períodos de crisis.
Vivir en plenitud no es una fatalidad del destino, sino una conquista para quien tiene la valentía y sabe viajar hacia su propio Ser.
Vivir en plenitud es dejar de ser víctima de los problemas y volverse autor y protagonista de la propia historia.
Es atravesar desconocidos desiertos fuera de sí, y ser capaz de encontrar el oasis de nuestra alma en los laberintos de la vida.
Es agradecer al Universo cada mañana por el milagro de la vida.
Vivir en plenitud es no tener miedo de los propios sentimientos.
Es comprender que lo que el árbol tiene de florido, vive de lo que tiene sepultado.
Es saber hablar de sí mismo.
Es tener coraje para oír un “no”.
Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta.
Es besar a los hijos, mimar a los padres, tener momentos poéticos con los amigos aunque ellos nos hieran.
Vivir en plenitud es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple, que vive dentro de cada uno de nosotros.
Es tener madurez para decir “me equivoqué”.
Es tener la osadía para decir “perdóname”.
Es tener sensibilidad para expresar “te necesito”.
Es tener capacidad de decir “te amo”.
Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para Vivir en plenitud.
Que en tus primaveras seas amante de la alegría.
Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría.
Y que cuando te equivoques en el camino, aprendas del error y retomes el camino.
Así serás más apasionado por la vida y descubrirás que vivir en plenitud no es tener una vida perfecta.
Sino usar las lágrimas para sintonizar con tu alma.
Usar las pérdidas para valorar todo lo que la vida te brinda.
Usar los desafíos para trabajar tu serenidad.
Usar el dolor para neutralizar el sufrimiento.
Usar los obstáculos para fortalecer la fe.

No te des por vencido ni aún vencido.
Nunca desistas del amor.
Jamás desistas de Vivir en plenitud, pues la vida es una oportunidad imperdible.”
* Autor anónimo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.